Martin Scorsese, simpatía por el rock & roll