James Franco y Seth Rogen parodian el vídeo más ridículo del año