Lou Reed, el cielo y el infierno