“Hay algo en la arrogancia de la música de este tema que suena muy imponente. Nunca había escuchado esa actitud saliendo de unos altavoces antes de esta canción”.

Lars Ulrich