“Escribí las letras de Pornography con LSD. Y parte de la música.  (…) Se nota que estaba drogado mientras cantaba. Sonaba divertido escucharme entonces, mientras andaba metido en ese estado de extrema consciencia. Concebí el disco encerrado en el cuarto de casa de mis padres, todo el día volado y sólo con mi máquina de escribir. No salía ni para mear (cosa que, por cierto, hacía desde la ventana)”.

Robert Smith